Qué comer en Marruecos

Salaam: ¡bienvenidos!

En el viaje que hice, toda la gente que conocí por Marruecos fue muy amable y siempre se mostró dispuesta a ayudarme. Para ellos el turista es una gema, y están pendientes de dar lo mejor de sí. Desde ofrecer un té al recién llegado hasta estar listo para preparar el desayuno a cualquier hora a la que el huésped  necesite partir. Siempre tienen una sonrisa o una historia para contar al visitante. Son curiosos sobre la gente que viene desde lejos y manifiestan un profundo respeto hacia lo diferente. Muchos están bien preparados y hablan varios idiomas, por lo que es posible toparse con marroquíes que dominan perfectamente el español y sentirse así como en casa.

En este lugar fluye una energía muy intensa que se percibe ni bien se entabla el diálogo privado con un lugareño. Esto no es posible en los mercados, donde están dispuestos a perseguir al potencial cliente hasta la muerte con tal de que compre lo que estén vendiendo ese día. Otra cosa curiosa es que en Marrakech los precios son tratables, y ellos esperan que uno quiera negociar. En los mercados se puede encontrar de todo desde comida hasta imitaciones de ropa de marca, pasando por objetos de decoración para la casa y productos típicos. En la plaza principal, a medida que transcurren las horas, las actividades y sus protagonistas van cambiando: artistas locales, músicos, tatuadoras de henna, encantadores de serpientes… ¡y hasta monos! Pero en esta nota vamos a ocuparnos de lo que más nos interesa… ¡la comida!

¿Qué comemos?

Sin dudas, Marruecos constituye una meca gastronómica; por eso quiero contarles con qué se pueden encontrar si van a este país, llevándolos conmigo en un viaje imaginario en el que puedan degustar estos platos sin tener que probarlos. El país se distingue por su diversidad cultural, ya que reúne las tradiciones africana, árabe y mediterránea. Esta interacción se manifiesta, entre otras cosas, en la combinación de los ingredientes mediterráneos, las especias de Arabia y las técnicas culinarias africanas, lo que hace que su comida se convierta en una fiesta de colores y sabores.

De la amplia oferta de platos disponible, hay un par que no deben dejar de probarse y otros que son una desilusión. Acompáñenme a descubrirlos. 

Grandes Clásicos

El principal elemento de la  cocina marroquí es la Tajine , especie de ‘olla’ de barro cocido consistente en un plato y una tapa de forma cónica cuyos orígenes se remontan al 5.000 a.C. En ella se puede cocinar todo: legumbres, pescado, pollo y carne. Vean acá una receta para saber cómo preparar estos deliciosos platos y entender cómo se usan las especias en su preparación.

Las especias son increíbles. Las hay para todos los gustos y para preparar todo tipo de platos.

IMG_3885

Puesto especiero en zoco de Marraquech.

Afortunadamente, la comida marroquí tiene poca sal; sin embargo está llena de sabor. Muchas veces tendemos a asociar especiado con picante, pero esto no tiene que ser así necesariamente. La comida marroquí no provoca esa sensación de picor en la boca, sino que en ella el condimento sirve para resaltar los sabores. Me pareció que dominar la manera en que ellos condimentan era clave para entender el intenso gusto de sus platos y algo que me quería traer a casa.

Los vendedores de especias son muy duchos en su labor. No tienen problema de pasarse media horita explicando lo que venden, si el potencial cliente tiene interés. Otra cosa que es muy buena para probar es la gran variedad de tés e infusiones que se ofrecen. La de té verde y menta es servida hasta para el almuerzo. Hay otras mezcla que valen la pena, y los vendedores no tienen problema en preparar un teterita para la degustación de sus productos. De querer comprar algo, para la casa propia o para regalar, recomiendo la mezcla para infusión de rosa y romero, que es deliciosa, porque el de té verde y menta es muy fácil de preparar hasta con lo que hay en casa.

img_7489

Té refrescante en el desierto.

Las olivas de Meknes son deliciosas; las preparan de muchas maneras y se consiguen en distintos niveles de maduración. Se puede pasar por la parte del mercado donde las venden y pedir una degustación. Vale la pena.

La región de Meknes-Tafilalet cuenta con una diversidad gastronómica sumamente interesante, que si queremos conocer a Marruecos a través de los sentidos, vale la pena visitarla. Conocida como “el castillo de agua de Marruecos” Meknes  consiguió  hacer de su producto local un producto estrella. Famosa por su aceite de oliva, sus vinos, su cultura de palmera datilera, su ganadería de caballos y de sus truchas.  Por la alta calidad de sus aceites de oliva extra virgen y de sus tierras fue galardonada como “Capital del Olivar Sostenible”.

 

IMG_3914

Comprando olivas en un zoco.

Si van hacia la costa, por el lado donde están las playas de Esauira, no dejen de probar el pescado. Es muy fresco y los precios son convenientes. Cerca del Puerto de Esauira hay puestos de los pescadores que funcionan como pequeños restaurantes al paso. A la hora del almuerzo, tienen la pesca del día en exhibición. Y la verdad que ese mar tiene de todo: solas, camarones, calamares, atún, mejillones, lenguados ¡y hasta langostas! Se puede elegir a dedo lo que uno quiere comer y lo separan para prepararlo a la grilla. Otra buena manera de comer pescado es con la técnica marroquí de marinado: la sharmoola. Este plato se prepara marinando el pescado en jugo de limón, al que se le añaden, trituradas las riquísimas aceitunas de la zona trituradas, así como cilantro, perejil, cebolla, jengibre y pimiento. ¡Un plato para no dejar de probar!

IMG_4148.jpg

Eligiendo qué comer de la pesca del día.

Algo distinto

En los zocos, cuando cae la noche en Marruecos, aparecen, entre otros, puestos que ofrecen sopa de caracol. Soy curiosa y no podía perdérmelo, pero la sorpresa no fue grata: el gusto a tierra era fatal. No lo recomiendo. Salvo por su bajo precio, que si se quieren sacar la duda, por 50 centavos de dólar pueden probar la versión mas chica.

img_7605

¡Cuidado con esto!

Endulzar el paladar

Los platos dulces y los postres también son muy ricos, ¡siempre que les guste la miel!

Se pueden encontrar en las pastelerías, que abundan bastante. Muchos son fritos, y la miel, las almendras y los dátiles son sus ingredientes protagonistas. Para su elaboración usan mucha agua de rosa o de azahar, que también se puede conseguir fácilmente. 

IMG_3797.jpg

Pastelería marroquí.

Los dátiles, exquisitos, son un componente destacado de la tradición gastronómica local (Marruecos es el octavo productor mundial) y suelen comerse con el té o como postre. La Seffa es un tipo de cuscús (o de vermicelli) endulzado con miel o azúcar y servido con canela y también venden una especie de dona que llaman sfenzh, la cual se come a la mañana como desayuno.

img_7555

Té con masas.

 

Más elaborado es el Briwat,  pastelito frito de forma de cubanito más corto o de triangulito que se prepara rellenando tiras de masa filo con una pasta amasada de almendras previamente picadas con azúcar en la licuadora hasta que tomen un sabor dulce y larguen su aceite.  

IMG_3800

Briwat.

 

TIP

 

El puestito 31

Una noche que salí a cenar con mi hermana, caminando en la plaza El Fna, en Marrakech, vimos en frente a uno de los puestos de comida, numerado como 31, una fila larguísima de marroquíes. Hicimos la cola, que fue bastante rápida y pudimos sentarnos a las mesas largas compartidas entre lugareños, al lado de una chica que hablaba un poco de francés. Ella nos comentó que el plato estrecha de ese lugar eran unas salchichitas bien sabrosas que se sirven en forma de sandwich con pan ácimo y acompañadas con una salsa de tomate y pimentón que es bastante suave. Las salchichitas tienen un gusto intenso y son un poco grasosas, pero a todo el mundo le encantaban, y a mi también. 

img_7583

Salchichas y otras delicias del puestito 31.

Estando aquí van a poder observar que los marroquíes suelen comer con las manos. Si se decididen a imitarlos, tienene que utilizar la derecha, ya que la izquierda es la mano que usan para asearse y  es mal visto comer con ella. 

Si van a Marrakech tienen que pasar por el puestito 31 ¡sus platos son algo  especial!!!

img_7586

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s