Argentinos y la carne: que no cunda el panico!

Si, es cierto: la Argentina es uno de los países con mayor consumo per capita de carne en el mundo.

Por eso cuando hablamos de carne estamos ante un asunto serio que no puede ser tomado con ligereza. Como en las civilizaciones de todos los tiempos el alimento tiene un carácter de sacralidad, y por lo tal para la mayoría de los argentinos la carne es sagrada,  ya que no solo nos mantiene vivos sino que forma parte de nuestra cultura, tradición gastronómica y economía. 

IMG_2441

La carne es un eje sobre el que rotan muchos de los aspectos de la vida del argentino.

El informe de la OMS (organización mundial de la salud) pone en relevancia un tema que a los ojos de quienes ya formamos parte del mundo gastronómico no nos es nuevo: la carne procesada es nociva para la salud; aun peor, cancerigena.

¿A que se debe que se haya confirmado esto con la carne procesada y no a la carne fresca?

La carne procesada (enlatados, embutidos, etc.) presenta características no presentes en la carne fresca: altos niveles de sal para garantizar su preservación, así como antioxidantes (para mantener el color rojo vivo) y nitritos y nitratos para mantener baja la vida bacterica.

En esta galeria de espejos, donde se confunden la información completa con la charla de       sobremesa hay algunos puntos que me gustaría aclarar sobre el tema. 

Ante todo volver a insistir en la moderación como ley primera cuando hablamos de alimentación y en la variedad. Tenemos que comer de todo, pero mas aún, en lo posible reducir el consumo de carnes procesadas (en lo posible evitarlas) y en cuanto a la carne fresca tenemos que bajar el consumo y aumentar en calidad.

Digo esto no solo por las implicancias directas en nuestro organismo, sino también en las indirectas. La producción de carne barata se logra a través de sistemas de producción masivas. Por un lado el maltrato animal que supone hacer vivir a un animal a espacios confinados y por el otro la cantidad de emisión de gases de efecto invernadero.

Si para producir carne barata hacemos a nuestros animales comer maíz u otros alimentos transgénicos, la fermentación que ocurre en sus organismos es mayor lo que produce altos niveles de metano, uno de los gases de peso cuando se trata de calentamiento global. Eso ni hablar de los mayores niveles de agua (uno de los elementos mas preciados de nuestro amado país) que necesitan consumir para

En nuestro país tenemos carnes de gran calidad en este sentido: hay que agudizar el ojo y empezar a entender cual es la carne que queremos consumir y cual no. Debemos ser parte de este proceso de mejora de la calidad de los alimentos.

IMG_2355

Tenemos que tomar esta información como una oportunidad para concientizar sobre lo que llevamos cada día a nuestra mesa. 

Y tener siempre presente que nuestra cultura y nuestra historia son el legado que nos han dejado como herencia nuestros antepasados y que tenemos que proteger.

Pero es importante recordar que la única tradición que se mantiene viva es aquella que evoluciona…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s